Inicia , Tratamiento de adicciones

¿QUÉ SE ENTIENDE POR CONDUCTA ADICTIVA?

Las conductas adictivas se caracterizan por la capacidad que tienen para producir gratificación inmediata o alivio de algún malestar. Por esto, es fácil que terminen por generar dependencia, es decir, un patrón de comportamiento desadaptativo, que conduce a un deterioro global de la persona.

Bajo la denominación genérica de adicciones o conductas adictivas se incluyen un grupo de trastornos con un patrón de consumo repetitivo, que provocan en el individuo una pérdida de control sobre ella, originando problemas médicos, sociales y psicológicos y aquí aparecen los primeros puntos claves para definirlas que son la pérdida de control sobre la misma y el patrón de consumo repetitivo.

Es necesario un tiempo de consumo continuado y que este se produzca a pesar del daño que causa.

Aunque la mayoría de la experiencia está basada en los trastornos por consumo de sustancias cada vez más, se definen trastornos incluidos en la categoría de adicciones psicológicas en las cuales no hay consumo de sustancias como son la ludopatía, la adicción al sexo, las compras, al trabajo o a internet, actividades y que cumplen los requisitos para ser clasificadas como conductas adictivas, por ello muchos terapeutas las clasifican en adicciones con o sin consumo de sustancias.

¿CUANDO PUEDE CONSIDERARSE QUE UNA CONDUCTA HA GENERADO UNA ADICCIÓN?

Las adicciones se inician como conductas placenteras, pero posteriormente, en un plazo variable para cada una de ellas, esclavizan al sujeto, que se siente obligado a repetirlas, a pesar del malestar que le están ocasionando.

Se habla de adicción cuando la conducta o sustancia adictiva implica al sujeto una absoluta dependencia. La persona reduce progresivamente su campo de intereses y sus obligaciones, de manera que la conducta adictiva termina por acaparar su vida. La adicción por definición implica pérdida de libertad, por lo que tiene carácter pernicioso.

HAY SEIS INDICADORES CLAROS DE UNA ADICCIÓN

Objeto de deseo: Siempre hay un objeto de deseo. Este es la substancia, cosa, actividad o relación que conduce a la adicción, sea alcohol, comida, sexo, juego, pornografía, internet, drogas, o cualquier otra cosa que provoque ideas obsesivas y derive en comportamientos compulsivos.

Preocupación: Existe una obsesión con el objeto de deseo, una necesidad de la cosa que provoca la adicción.

Comportamientos guiados: Existe una compulsión por reducir la ansiedad y satisfacer la obsesión que provoca el comportamiento adictivo.

Falta de control: La adicción siempre implica una pérdida de control sobre los pensamientos, sentimientos, ideas o comportamientos cuando aparece la cosa deseada. Incluso cuando un adicto intenta detener o cortar sus comportamientos adictivos, falla en el intento. Esta es la clave y la característica central de la adicción y la dependencia.

Dependencia: Hay una dependencia respecto al objeto del deseo, física o psicológica y sólo esa cosa puede satisfacer el deseo del adicto (al menos temporalmente).

Consecuencias negativas: La adicción siempre va acompañada de consecuencias negativas. Una de las consecuencias más comunes es la depresión. El mayor deseo de un adicto es conseguir la ansiada felicidad y al ver que no es posible con la cosa deseada, entra paulatinamente en una depresión que, a su vez, intenta superar con un mayor uso o consumo de esa cosa deseada.

LOS PRINCIPALES SÍNTOMAS DE LA ADICCIÓN

Pérdida de control en la vida del adicto por la sustancia legal o ilegal o la conducta adictiva

Persistencia en el consumo a pesar de las consecuencias adversas o negativas (perder el trabajo, accidentes de tráfico, peleas y agresiones, a veces hasta perder la tutela de un hijo, problemas con la justicia, etc.)

Manipulación a todas las personas que rodean al adicto por esa necesidad imperiosa de consumir, que para el adicto es necesaria y no puede controlar

Autoengaño, cuando el enfermo que quiere dejar las drogas y promete que no va a volver a consumir, realmente lo cree así, aunque sin un tratamiento efectivo y con fuerza de voluntad, es imposible. También la falsa creencia del consumo controlado, el adicto piensa y cree que controla, que la próxima vez no se le irá de las manos el consumo

Negación del problema, el adicto minimiza los desastres de sus consumos, "yo no tengo un problema, bebo o consumo lo normal"

No hace falta que la persona enferma consuma desde por la mañana o todos los días, para tener una dependencia al alcohol, demás drogas o conductas.

"EL ENFERMO NO CONSUME PORQUE TIENE PROBLEMAS, TIENE PROBLEMAS PORQUE CONSUME"

La adicción es una enfermedad primaria, crónica con factores genéticos, psicosociales y ambientales que influencian su desarrollo y manifestaciones. La enfermedad es frecuentemente progresiva y fatal. Es caracterizada por episodios continuos o periódicos de: descontrol sobre el uso, uso a pesar de consecuencias adversas y distorsiones del pensamiento, más notablemente negación.

Inicia, Tratamiento de adicciones

Si necesita ayuda, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Nuestro equipo de profesionales ofrece asesoramiento para abordar juntos la manera más efectiva de afrontar el problema en cuestión y potenciar unos hábitos sanos, que ayuden al paciente en su total recuperación.